El acero en la cocina: ventajas e inconvenientes

El acero es uno de los materiales más utilizados en la cocina. Encimeras, lavaplatos y elementos decorativos que aportan valor son en muchos casos fabricados con acero inoxidable.

Elegir el material de cada elemento en la cocina es muy importante. La gran variedad de ellos a los que nos enfrentamos y los diferentes estilos dificultan un poco esa tarea. Por eso es importante conocer las principales ventajas e inconvenientes que tienen a la hora de formar cada una de las partes de esta estancia en el hogar.

En este artículo de Murelli Cucine, te contamos porqué debes optar por este material:

1.- Resistencia: El acero inoxidable se caracteriza, ante todo por su resistencia. Cualquier golpe, el acero lo soporta perfectamente. Pero no solo los golpes, los cabios de temperatura bruscos, los recoge sin verse modificado.

Es ideal para cocinas donde la carga de trabajo es muy elevada. Al igual que, como comentábamos antes, en ollas, sartenes y demás utensilios de uso diario.

2.- Estético: El acero es un material muy elegante. Se amolda a casi cualquier escenario aportando mucho valor estético al resultado final. Por supuesto, consigue dar un toque vanguardista y moderno que permite convertirse en un elemento de distinción y exclusividad.

cuentacuentos2

Además, en contra del pensamiento mayoritario, no es una opción muy cara para utilizarlo en lugares de privilegio como la encimera.

3.- Limpieza: También se caracteriza por su facilidad en la limpieza. Con un simple trapo se elimina la suciedad rápidamente. En esta faceta debemos poner especial cuidado a la hora de secarlo correctamente; y es que el principal enemigo serán las marcas que se hagan en su superficie.

4.- Luminosidad: El reflejo del acero inoxidable aporta luminosidad y amplitud al espacio. De manera complementaria, utilizar una iluminación adecuada nos permitirá generar la sensación de una cocina más grande.

Aunque también te contamos algún que otro problema con el acero inoxidable. A pesar de ser un elemento muy resistente, son muy fáciles de arañar si se arrastran cargas de peso por encima.

Además, con el uso puede ir perdiendo progresivamente el brillo inicial tan característico, por lo que debemos ser conscientes y recuperarlo con la infinidad de productos de limpieza que existen para esta tarea.

Por último, existen dos inconvenientes a comentar: ruidoso y frío.

En primer lugar, cualquier golpe y choque en el acero suena demasiado y puede llegar a ser molesto. Por otro lado, su tonalidad y brillo, puede dar sensación de elegancia y modernidad, pero también de ambiente frío y poco dotado de personalidad. Dependerá de nosotros combinarlo de una manera adecuada para huir de esta imagen.

Cocinas de diseño italiano (II)

¿A qué me recuerda tu cocina? Ese toque tan especial y característico solo puede tener un sabor, una intención. Esa elegancia y distinción, la calidad de los materiales. Es cocina tiene un diseño italiano.

Porque una cocina italiana es una cocina con carácter, un carácter muy marcado y definido que nos transporta directamente al Mediterráneo. La madera y la calidez de los elementos, además de su distribución, la hacen una opción muy interesante para nuestro hogar.

Y es que una cocina de diseño italiano se diferencia del resto por:

  • Diseño y elegancia. Como venimos contando, la espectacularidad de los diseños y sus líneas son únicas. Ante todo, una cocina italiana busca la plasticidad, belleza y valor estético. Tanto en opciones modernas, como otras más clásicas, el centro del hogar será la cocina.
  • Búsqueda de la perfección. La cocina italiana pretende encontrar en el cuidado de sus detalles uno de los pilares fundamentales. Precisamente en ese estudio de la estética, el diseño no olvida nunca la funcionalidad. Porque lo bonito, si no sirve -y más en una cocina-, no es válido.
  • Primeras calidades. Una de las apuestas más fuertes de un diseño italiano es la calidad de sus materiales. Tanto por su valor estético, como por su valor de resistencia. Maderas, mármoles o granitos de la más alta calidad.
  • Siempre de moda. Lo mejor de una cocina italiana es su valor de apuesta segura. Si bien es cierto que el precio de este diseño tan específico es más elevado que el de otros, la inversión es tan a largo plazo y el resultado es tan bueno que merece la pena el esfuerzo.

fotos_cocinas_murelli_11232017_003

Cualidades sumamente importantes que además nos permiten elegir dentro del abanico de oportunidades que nos da un estilo tan asentado y seguro como el de la cocina italiana.

Variedad en la profundidad de un diseño ganador

Estilo rústico: El estilo más clásico y antiguo. La Italia de décadas atrás queda reflejada en una cocina donde las maderas robustas son el mejor elemento. Tanto en mobiliario como en suelo, siempre combinado con pierdas macizas en la encimera y algunos detalles para resaltar el resultado final. La mezcla de los tonos claros de madera o mármol con otras tonalidades más oscuras son una de las señas de identidad más reconocidas.

Estilo ‘a la Toscana’: Con la madera como elemento identitario como su predecesora, el protagonismo recae, en esta ocasión, en los elementos que dejan a la vista las baldas y los muebles. La cocina italiana es muy rica y utilizarla como reclamo visual es un gran acierto en este estilo de la más pura Italia.

Apuesta segura. La cocina italiana es una cocina que demuestra personalidad y que, en esa idea de buscar la perfección y convertirla en el corazón del hogar, esta es nuestra mejor opción.

Frontales de Cocina: los mejores materiales para protegerla

En la cocina siempre debemos tener en cuenta varios factores a la hora de decantarnos por un elemento, un material o un electrodoméstico en particular. No solo vale que el estilo sea perfecto, que el color vaya en sintonía con el resto del mobiliario o encaje a la perfección por el espacio que existe en la estancia.

El factor estético y de diseño juega un papel fundamental, pero siempre debe estar acompañado del mantenimiento y de que soporte bien el trabajo que allí realicemos. Elegir el mejor revestimiento para, por ejemplo, el frontal de la cocina es importante para proteger una zona tan delicada y tan expuesta a manchas, humedad y/o grasa.

Desde Murelli Cucine, te presentamos algunas opciones para elegir el mejor revestimiento y tu cocina quede intacta y a salvo, alargando la vida de la estancia:

Si tu cocina respira vitalidad, originalidad y colorido, debes tener en cuenta que las paredes deben estar revestidas de pinturas acrílicas y/o plásticas. Conseguirás un acabado brillante que desatacara aún más el color.

Además, estos recubrimientos son perfectos ya que son resistentes al agua, a la humedad y la suciedad que se deposita en ella. Son muy fáciles de limpiar y con un cuidado mínimo, consigues alargar durante años la vida útil de esa pared.

3

¿Madera en la pila? Not bad…

Pero la pintura acrílica no es la única opción. Muchos descartan la madera por su ‘incompatibilidad’ en el trato diario con el agua y la humedad. No obstante, si hacemos la elección correcta, también puede suponer un buen material con el que conseguiremos un resultado muy vistoso y original.

En este caso debemos tener mucho cuidado. No vale cualquier madera. Debemos sellarla y revestirla de un material traslúcido que consiga mantenerla seca y, en todo momento, protegida de otros factores como la temperatura.

Algo parecido pasa con la piedra. Un elemento muy utilizado en la cocina por sus características y su resultado final tras su instalación. Un toque natural y muy vistoso con el que la estancia gana muchos, muchos puntos. Con la piedra, la zona se convertirá en el centro de todas las miradas.

Pizarra, granito o mármol son las preferidas para revestir la zona del ‘salpicadero’ y tenerlo a salvo de cualquier imprevisto. Si buscas un look naturalista o rural, esta es tu opción.

1

¿Tapices o vinilos?

Una vez tengamos la zona más comprometida ya decidida, debemos pasar a otras zonas. Zonas que sí necesitan protección, pero que están libres de agua, suciedad o humedad.

Para estos casos, los papeles tapiz son una alternativa muy elegante para dar un toque de distinción a la cocina. Según tus gustos, el papel puede tener un diseño u otro. No tiene porque asemejarse al clasicismo de otras épocas, sino que existen papeles con diseños innovadores que casan en cualquier ambiente.

Similar a lo que ocurre con los vinilos. Decorar una pared no ha sido tan fácil nunca como con la utilización de estos elementos en la vertical de nuestra cocina.

Un acero futurista

Pero volviendo a las zonas comprometidas, donde debemos poner más cuidado, existen más opciones: el acero es una de ellas.

Un revestimiento de acero inoxidable aportará un toque moderno, industrial, propio de ambientes minimalistas y futuristas. Las propiedades de este elemento lo hacen muy resistente y fácil de limpiar y tratar. Además, su combinación con colores y otras texturas lo hace una alternativa muy interesante para su uso en la cocina.

Elijamos el material que elijamos, lo que debemos tener claro es que debe ser estiloso y, siempre, una opción resistente y protegida ante todas las adversidades a las que se enfrenta en el día a día de una estancia como la cocina.

La importancia del ahorro energético en la cocina

La cocina es uno de los lugares de la casa donde más energía se consume en el día a día. El ahorro energético y hacer un consumo eficiente y responsable debe ser nuestra principal misión. Para ello, desde Murelli Cucine te damos pautas de comportamiento para llevar a cabo con éxito esta tarea.  

Los electrodomésticos (lavavajillas, microondas, nevera, horno, cafetera, robot de cocina), el friegaplatos o los fogones tienen un consumo constante y diario de energía que debemos controlar al máximo. Y es que un consumo responsable nos permitirá cuidar el Medio Ambiente y esto también se verá reflejado en nuestra factura a final de mes.

El ahorro energético depende de ti

A continuación, unos consejos para ahorrar energía en los electrodomésticos de la cocina:

Frigorífico: El electrodoméstico que está continuamente en funcionamiento y, por ende, consume más en la cocina. Se estima que solo este elemento se lleva el 30% de todo lo que se consume en el hogar. Por ello, es importante tenerlo abierto únicamente cuando vayamos a sacar o meter algo y que ese tiempo sea el menor posible. Además, es importante tener una nevera del tamaño adecuado.

Una nevera grande, pero prácticamente vacía, genera un gasto energético innecesario que podemos ahorrar.

Horno: Si no quieres perder más del 20% de la energía de consumo del horno una vez está caliente, evita abrirlo innecesariamente. Además, pon a calentar el horno cuando tengas dentro los alimentos y apágalo minutos antes. Cada minuto cuenta para ahorrar la máxima energía posible.

1

Cocina eléctrica: Si te decantas por las placas de inducción, eliges una opción más rápida y, sobre todo, más eficiente. Hasta un 20% menos de electricidad consumen si las comparamos con las vitrocerámicas convencionales. También es aconsejable que la apagues unos minutos antes de terminar de cocinar los alimentos. El calor residual terminará la cocción.

Y es que, en línea con este elemento, es necesario utilizar los utensilios de cocina correctos. Las tapas para sartenes y ollas pueden ahorrar hasta un 25%. Para ello debemos elegirlas de un tamaño adecuado y siempre igual que el de ollas y sartenes.

Lavavajillas: Es preferible utilizar este electrodoméstico que lavar a mano. Se pierde menos agua en el proceso y es más eficiente. No obstante, debes utilizarlo siempre que esté lleno y el programa se el más ecológico posible.

En definitiva, ahorrar energía depende de nosotros desde el primer momento. Ya cuando elegimos los electrodomésticos y utensilios hay que pensar en el ahorro energético. Para después, por supuesto, hacer el mejor uso posible.

El cuidado del Medio Ambiente depende de nosotros y cualquier acción es importante.

Barras y mesas para la cocina

La cocina como lugar en el que compartir grandes momentos con tu familia y amigos necesita de una reinvención en el mobiliario y la distribución del espacio. No es solo una zona de trabajo. Para diversificar y convertirse en el corazón del hogar, barras y mesas son indispensables.

En Murelli Cucine te damos algunas claves con las que elegir la mejor mesa y optar por una barra que se complemente a la perfección con el estilo final de la cocina elegida. Todo para compartir experiencias en una cocina top, que sea la envidia de todo el mundo.

Sin duda, la mesa es un elemento indispensable para conseguir que la cocina sea el comedor del hogar. Para elegir la mesa correcta debemos tener en cuenta varios aspectos antes de determinar el diseño de la misma:

  • Tamaño: Siempre teniendo en cuenta las dimensiones de la cocina, podremos optar por una mesa u otra
  • Número de comensales: No obstante, siguiendo la línea del punto anterior, cuánta gente la utilizará es importante. De nada sirve tener una mesa muy grande si luego no la usará tanta gente. Aunque haya espacio, debes ser práctico y amoldar los elementos también al uso que harás de ellos.
  • Forma: Dependiendo del lugar donde la coloques, tendrás más libertad o no. Si dependes de las paredes y sus formas, habrá que decantarse por seguir sus líneas. Por otro lado, si le das un lugar privilegiado en el centro, puedes elegir el estilo que más te guste.
  • Medidas: Como en los puntos anteriores irá sujeto al uso, formas y tamaño de la cocina. De esta forma podemos tener mesas cuadradas, rectangulares, o formas circulares y ovaladas.

Una vez tengamos estos aspectos bien definidos, podemos elegir una mesa u otra. Y es que no es lo mismo una mesa de un estilo clásico, que una en un ambiente modernista. No es lo mismo una mesa para una cocina donde predomine el blanco y el negro, que otra más juguetona, original y colorida. Ten libertad y pon tu mente a volar para elegir la mejor mesa posible.

fotos_cocinas_murelli_11232017_055 (2)

¿Y una barra americana?

Otra opción para esta misión puede ser, por qué no, una barra. Porque una barra dota a la estancia de personalidad y habla por sí sola del uso que los habitantes de la vivienda le dan.

Y es que la barra suele ser utilizada como espacio donde desayunar rápido por las mañanas, antes del trabajo. O aquel lugar en el que consultar alguna cosa en el portátil. También como sitio donde apoyarnos a la hora de cocinar cuando estamos revisando una receta o done tomamos algo de picoteo previamente a una comida o una cena.
La barra se caracteriza por ser un lugar más alto que la mesa y donde taburetes de mayor altura entran en juego para podernos apoyar en ella. Incluso, a veces, la propia barra, si el tamaño acompaña, hace las veces de mesa y sí que es el auténtico núcleo para compartir en la cocina.

Lugares de reunión…

Y es que estos elementos sirven para unir. La cocina ya no es ese lugar de trabajo entre fogones y ha asumido otro rol. Un papel en el que la gente pasa mucho más tiempo allí. Quizá una vida sin tiempo para parar obliga a la cocina a ser ese elemento que junta a las personas.

Por eso, cuanto más cómodo estés, mejor será la experiencia. Barras y mesas ayudan a ello. Elige las mejores posibles y presume de cocina.

Cocinas estilo vintage

Hay un estilo que está más de moda que nunca en lo que a diseños personalizados en cocinas se refiere. Las cocinas vintage, clásicas, tradicionales. Un estilo del pasado que ha conseguido dar la vuelta para convertirse en algo moderno, funcional y del siglo XXI. Original, curioso y vistoso para que la cocina se convierta en el verdadero corazón de la vivienda y sea la envidia del resto de cocinas en tu círculo de familiares y amigos.

Desde Murelli Cucine, te damos las claves para sacar el máximo partido a una cocina de estilo vintage. Sus códigos para tener un resultado óptimo. Colores, mobiliario, detalles y elementos para una cocina vintage de ‘10’.

¿Colores?

La cocina estilo vintage se caracteriza por usar tonos blancos y colores pastel. También tonos grises si queremos un toque más rústico en lugar de la calidez que lleva por bandera. No obstante, la combinación de blancos con tonos claros logra su mayor exponencial en muebles y accesorios, donde conseguirán darle el toque antiguo que busca este estilo.

En lo que a colores se refiere, no conviene tener un abanico demasiado amplio de los mismos y sí se debe apostar por una armonía y combinación simple, pero muy efectiva en este tipo de cocinas. No queremos que el color hable por sí mismo, como en otros estilos donde hay colores más vistosos. Aquí, el color debe apoyar para lograr el objetivo final más vintage posible.

Madera y toques añejos

Las cocinas de estilo vintage tienen un mobiliario muy definido y marcado que nos hace retrotraernos a la época donde estas cocinas estaban en todos los hogares. Porque son cocinas clásicas y cálidas. Por ello, la predominancia en el mobiliario de un material como la madera, no podía faltar. Combinada con vidrio en armarios y vitrinas que permitan ver lo que hay en su interior, conseguiremos una cocina vintage de primera categoría.

Además, podemos ser más alegres y vistosos optando por la inclusión de estampados, sobre todo de estilo floral. Y es que las flores, ya sea en estampados, como reales son una de las señas de identidad vintage más reconocidas.

Más allá del mobiliario, debemos incluir este estilo en sillas y mesas, donde podemos optar por metales, cuero y tonos más ‘chillones’ que combinarán a la perfección.

detalles-en-la-cocina-09

Fuente: Neoarquitecturaymas

Accesorios y detalles vintage

Si por algo se caracteriza el estilo vintage es por ser uno de los estilos con una sensación mayor de ‘hand-made’. Esto consigue que el espacio sea muy personal, definido y único. En este sentido, y para darle fuerza a este hecho, te aconsejamos que incluyas cosas hechas por ti mismo. Saca el manitas que llevas dentro e incluye detalles, accesorios o elementos que hayas fabricado, reparado o customizado tú. Cajas para guardar vajilla o cubiertos, elementos para colgar o colocar las tazas del desayuno… Infinidad de cosas con las que la cocina tendrá tu sello de autor.

Sin duda, un estilo muy personal y acogedor con el que, a pesar de hablar de una cocina de otro siglo, estaremos más a la moda que nunca.

Hornos de vapor: ¿cuál es la mejor opción?

Existe una amplia gama y variedad de hornos para nuestra cocina. La elección no es sencilla, pero es necesaria para decantarnos por aquel que mejor resultado va a darnos ajustándose a nuestras necesidades. En el post de hoy, entérate de las ventajas y las características del horno de vapor.

Lo primero que debemos conocer del horno de vapor es que, con el tiempo, ha dejado de ser un artículo de lujo con precios muy muy altos. Cierto es que económicamente es más costoso que un horno al uso de gama media, pero nada tiene que ver su precio final en la actualidad con el que tenía no hace tanto tiempo. Este hecho ha democratizado mucho el uso del horno de vapor y cada vez más gente se decanta por esta opción.

Y es que el horno de vapor no es otra cosa que cocinar uniformemente el alimento. Este tipo de horno se caracteriza por distribuir el calor de mejor manera a la hora de la cocina. Sin duda, esta cualidad, ha hecho que sea la opción favorita de cocineros y amantes de la cocina ya que los alimentos quedan en un punto más jugoso y una presentación más atractiva.

Además, cocinar en este tipo de electrodomésticos, permite que no se pierdan las propiedades de los alimentos, por lo que los mantiene de una manera más ‘pura’ y ‘auténtica’ que en un horno tradicional.

“Se cocina más lento” = No es cierto

A menudo, una de las principales críticas ante el uso de este tipo de horno es la lentitud a la hora de cocinar. Si bien es cierto que hace años esa afirmación era correcta, ya no tiene cabida.

El horno de vapor cocina desde el minuto cero. Una vez se enciende, ya está en condiciones para cocinar, por lo que además de no ser lento, se le suma otra de sus principales virtudes. En términos de eficiencia de la energía es muy superior al resto de tipos de horno convencionales y más utilizados. Según la legislación de la UE, el horno de vapor tiene una etiqueta A+++.

No obstante, no abras el horno durante su cocina. De hacerlo, perderás en torno a un 20% del calor acumulado.

Tipos de horno de vapor

Existen varios tipos de horno de vapor, o con función de vapor:

A.- Con vapor: Es el mejor para conservar el sabor original y las propiedades del alimento, como ya hemos comentado. Con él podemos cocinar cualquier plato, ya sean carnes o pescados.

B.- Multifunción con vapor: Si te gusta cocinar postres y el resultado sea sabroso y el sabor sea intenso, esta es tu opción. La única diferencia con el primero es que este dispone de un depósito de agua que se puede extraer.

C.- Multifunción con vapor y microondas: ¿Tienes poco espacio en la cocina? Es tu mejor opción. Tres en uno para cocinar cualquier cosa en el mejor tiempo.

La diferencia entre esos hornos 100% de vapor y aquellos multifunción es la comida gana humedad y además al cocinar con vapor, la grasa no se acumula en el horno y es más fácil de limpiar.

En definitiva, el horno de vapor es una opción muy interesante para nuestra cocina.

Fregaderos de cocina: consejos para no equivocarte

En la cocina cualquier elemento es importante para conseguir un diseño y un estilo que a la vez resalte estéticamente y sea funcional. Por eso muebles, electrodomésticos, la encimera o el propio fregadero son esenciales.

Es precisamente de este, del fregadero, del elemento por el cual te escribimos en esta ocasión. No es tan sencillo como parece elegir el mejor para tu cocina. Por eso en Murelli Cucine nos hemos propuesto darte algunas claves para que la elección sea la correcta para coronar un proyecto ‘10’.

Sigue estas claves y tendrás el mejor fregadero

En lo que a elementos indispensables nos referimos, el fregadero ocupa un lugar privilegiado en esa lista. Un fregadero debe estar sí o sí en una cocina. Para lavar platos y vajillas, cocinas y la higiene durante el trabajo, es un elemento necesario. ¿Pero qué debemos tener en cuenta a la hora de elegirlo?

Ubicación

Uno de los primeros dilemas, casi con cualquier cosa en la cocina, es la ubicación que vamos a darle. A la hora de realizar los planos y bocetos de lo que queremos en la cocina es importante elegir la zona de cada cosa ya que se requiere una instalación previa -agua, electricidad, …-.

Hoy en día existen multitud de formas y diseños de fregaderos que nos facilitan la tarea de elegir la zona. Tanto en la parte lineal de la encimera, como en un ángulo o incluso en el chaflán. También en la isla si la cocina precisara de uno en esa estructura.

fotos_cocinas_murelli_11232017_105

Materiales

En lo que a materiales se refiere, se abre un abanico grande de posibilidades. Estas son algunas:

Acero inoxidable: Es uno de los materiales más populares. Tiende a ser un material de bajo coste en comparación con otros, aunque depende del diseñador. Lo que destaca de este material es su versatilidad y la gran variedad de formas para instalarlo que existen.

Hierro fundido:  Es uno de los materiales más utilizados y más antiguos del mercado. Algo que lo sitúa en lo más alto de la popularidad al respecto. Sus acabados con esmalte brillante, lo hacen muy interesante. Además, destaca por la durabilidad de su composición.

Arcilla: La arcilla de cerámica permite que se seque a gran temperatura durante más de 40 horas. Superior al resto de materiales.

 Cuidado

Como en el resto de posts, destacamos la importancia de un bien cuidado en la higiene y el trato con el fregadero. En este caso debes cumplir dos premisas: Por un lado debes elegir un material que no sea poroso, para evitar que la suciedad y los restos se cuelen por el interior Además, tiene que ser resistente. Al limpiarlo, debes hacerlo con insistencia y no cualquier material puede aguantar ese trato.

Colores y diseño

En lo que al diseño se refiere, hablamos de formas, estilo, colores y tamaños. En este momento, debemos elegir aquel fregadero que vaya más en sintonía con el conjunto total de nuestra cocina.

Hemos llegado a un momento en el que existen infinidad de diseños, y la capacidad de cambiarlo para personalizarlo es muy alta. Siéntete libre de elegir el que más te guste, todo es posible.

 

Cocinas en blanco y negro

¿Quieres una cocina moderna, elegante y siempre de moda? De entre todas las opciones que reúnen estos requisitos, una de las más interesantes es la combinación de dos colores tan potentes como el blanco y el negro. Contraste puro para sacar el máximo partido a tu cocina y ser la envidia de todo el mundo cuando vean el resultado final.

Desde Murelli Cucine, pensamos que una cocina en blanco y negro destaca sobre todas las cualidades por una: personalidad y carácter. Una cocina con mucha fuerza que se amolda a la estancia sea cual sea su tamaño y disposición, destacando siempre las partes a las que nosotros queremos sacar más partido.

Y es que la unión de estos dos colores da un contraste perfecto y muy maduro. Conseguimos un estilo muy marcado, pero sobre todo moderno y vanguardista que como si de una simbiosis se tratara aporta un toque minimalista, innovador y personal.

Estos dos colores se pueden utilizar con materiales macizos. Las piedras naturales y fuertes son una elección muy acertada para dar un poco de ‘diversión’. Ese toque diferente entre tanto contraste blanco-negro que nos deja esa dualidad.

Fotografia Profesional creada por Ad & FANCY

Madurez, elegancia y distinción

Por supuesto, estos colores se deben utilizar en muebles, encimera, paredes, suelo y techo para que el resultado se dé al completo. La apuesta por este estilo debe ser total, pues una mala utilización de este cambio no conseguirá un resultado óptimo.

En lo que a las líneas de la cocina se refiere, una cocina en blanco y negro debe optar, sin lugar a dudas, por rectas y estructuras simples. Es ahí donde este contraste gana enteros para obtener esa elegancia, modernidad y madurez de la que hacemos gala con este estilo.

Un diseño muy vistoso. No obstante, debemos tener cuidado con algunos aspectos para sacar el máximo partido. Por ejemplo, el espacio no es ningún problema, pero la correcta combinación de estos colores nos dará una sensación de amplitud extra que la estancia agradecerá. Eso ocurrirá cuando el lugar sea pequeño, ya que, en ese momento, debemos optar por darle más importancia al blanco sobre el negro.

Otro aspecto importante es el referente a la iluminación. Nosotros insistimos siempre en la importancia de conseguir el mayor nivel de luz natural posible. El mejor resultado lo conseguiremos con esa luz. No obstante, si la luz no es muy oscura, debemos optar por un negro que se reduzca a detalles para resaltar esas zonas concretas. Será un perfecto revestimiento para destacar ciertos lugares y elementos de la cocina.

Sin duda, la cocina en blanco y negro tiene un extra de calidad con el que nuestra estancia será un lugar muy especial.

Cocinas con isla: una ventaja en todos los sentidos

La cocina en isla es un tipo de cocina que ha ido adquiriendo la importancia que se merece. Y es que la cocina es el verdadero corazón del hogar, y como tal hay que diseñarla. La isla nos sirve para ganar en espacio de trabajo. Y también para contar con un espacio extra donde poder compartir con comodidad experiencias y vivencias en compañía.

Es cierto que la isla depende, en gran medida, de una estancia de gran tamaño para poder ubicarla en el centro de la misma. Pero este elemento hará que el resultado final de la cocina gane en riqueza, distinción y elegancia.

Ventajas de una isla en la cocina

En otras ocasiones, desde Murelli Cucine, ya hemos hablado de su distribución y en qué consiste una isla en la cocina, pero en esta ocasión nos centramos en todas las ventajas que aporta esta distribución en la cocina:

1.- Multiusos: La isla no está creada para una función en concreto, y eso quizás es su principal virtud. La capacidad para poder servir sea cual sea su función la hace un elemento vital. Bien puede ser un gran lugar de almacenaje, como de barra para comer si colocas sillas, taburete o banquetas. Pero, por supuesto, para cocinar si decides poner allí los ‘fogones’.

2.- Almacenamiento: Piensa que una isla tendrá cajones y muebles nuevos donde podemos guardar muchas más cosas que con una encimera al uso únicamente. Con este elemento seremos más organizados sin perder la elegancia y el diseño de una cocina 10.

3.- Electrodomésticos: Al igual que los fogones, este espacio extra que ganamos en la cocina puede ser utilizado para colocar aquí los electrodomésticos de la cocina. Elementos pequeños, como una tostadora, cafetera o sandwichera. U otros más grandes y de mayor calado en la cocina como lavavajillas o por qué no, un fregadero. La misión de esta isla es la de dividir las diferentes zonas de trabajo que existen en la cocina.

fotos_cocinas_murelli_11232017_085 (3)

4.- No solo es trabajo: Pero lo que sobre todo te aporta una isla es la opción de compartir con tus seres queridos. A menudo, en muchas cocinas la distribución supone un obstáculo para usarla como realmente debe. Con una isla, la unión de trabajo y diversión en el mismo lugar se facilita.

5.- Diseños: ¿Cómo te gusta la cocina? Una isla no supone un impedimento en el diseño total y final de la cocina. Se adapta a cualquier escenario, ya busques un aspecto moderno u optes por el clasicismo de una cocina italiana de otro siglo.

6.- Cercanía: Y es que la isla permite generar cercanía entre varias zonas de la cocina. Es un unificador. Trabajar y compartir momentos ya no es un impedimento si la isla capitanea el diseño de una cocina.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
logo-murelli-web_A

© 2019 MURELLI CUCINE S.L. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. |   POLITICA DE PRIVACIDAD   |   Diseño Web Madrid