Cocinas minimalistas

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
fotos_cocinas_murelli_11232017_088

Las cocinas minimalistas se caracterizan por la inclusión mínima de formas, colores y texturas. Sin embargo, esta escasez no produce un menor impacto visual, sino todo lo contrario: su simpleza hace apreciar la belleza de las líneas limpias.

Entender el clásico dicho “menos es más” te ayudará a conseguir un ambiente de armonía y bienestar. El despojarte de elementos sobrantes para transmitir la idea de materializar las cosas simplificándolas a la mínima expresión posible, es una corriente que ha influido en diversas esferas. Cabe destacar los ámbitos del diseño, la arquitectura y la decoración.

Los diseños minimalistas aprovechan el espacio y logran distinguirlo con formas sencillas en el mobiliario, texturas escasas, materiales relajados y contrastes de colores neutros. Los espacios deben ser diáfanos y carentes de elementos innecesarios, consiguiendo así un resultado delicado y moderno. Además, aportan limpieza y una sensación de ambiente pulcro.

Elementos de las cocinas minimalistas

Existen una serie de características propias de una cocina minimalista que debes sopesar para lograr resultados prácticos, actuales y accesibles. Por eso, desde Murelli Cucine, os vamos a dar una serie de pautas para llevar dicha tendencia a su máximo esplendor.

Como acabamos de comentar, la primera regla (y la más importante) es incluir únicamente lo necesario. Emplea elementos prácticos y útiles, que vayas a utilizar a diario, para que tu cocina se convierta en una estancia completamente eficiente. 

No porque el diseño de la estancia sea minimalista, ha de dejar de ser funcional. Incorpora un área de trabajo, electrodomésticos básicos, utensilios y cubertería a tu alcance para hacerla útil. Emplea materiales adecuados y, sobre todo, cuida la limpieza para mantenerte a ti y a tu familia en un ambiente completamente sano y equilibrado.

En este tipo de estilo, los muebles son el elemento más importante ya que, de ellos depende toda la distribución posterior del diseño. Aquellos con mucho volumen propiciarán poco espacio libre y una sensación de ambiente más cargado. Por eso, tienes que buscar el equilibrio entre ellos. Si te resulta imprescindible contar con más almacenamiento, te recomendamos que coloques un solo mueble con mayores dimensiones y lo combines con otros más estrechos y altos. De esta forma, contarás con ese almacenamiento extra tan necesario pero no recargarás el ambiente.

Los armarios, alacenas y demás mobiliario deben contar con diseños limpios, terminados lacados y, preferiblemente, con líneas rectas. Evita adornos innecesarios y colores cálidos para emplear tonalidades neutras, como el blanco, blanco roto, negro o gris.

¿Cuál es la distribución idónea?

Para responder a esta pregunta, lo primero que tienes que conocer son tus necesidades y el uso que le das a la cocina. Valora el potencial que tiene el espacio con el que cuentas para idear una distribución óptima, siempre dentro de las posibilidades de tu espacio y presupuesto. Escoge una distribución que te permita un espacio lo más diáfano posible y que potencie la luz natural.

El conjunto debe crear una armonía que, al ser observada, dé una impresión de orden y limpieza. La sencillez es la clara protagonista y para conseguirlo hay que decorar sin incorporar objetos innecesarios, lo que además te aportará una comodidad extra por su facilidad a la hora de la limpieza. 

fotos_cocinas_murelli_11232017_076

Colores y materiales

Para las cocinas minimalistas, te recomendamos que selecciones uno o dos tonos que contrasten entre paredes y demás artefactos. Te aconsejamos que emplees el color blanco como base, puesto que es versátil y te permitirá crear una línea de diseño muy actual. Si lo combinas con tonos como el azul o tonos brillantes en accesorios o electrodomésticos, lograrás la amplitud visual que tanto nos gusta conseguir en la cocina.

Los electrodomésticos modernos suelen fabricarse en color plata, negro, blanco o cobre metalizado. Hazte con ellos y aporta un estilo elegante y moderno al ambiente. Juega también con la vitrocerámica y las sillas, eligiendo algunas que tengan pequeños detalles en sus acabados, para contrastar y darle ese toque original.

En lo que a materiales se refiere, olvida los estampados y decántate por aquellos que sean lisos para así crear un ambiente mucho más puro y limpio, visualmente hablando. Materiales como la madera, el mármol y el vidrio, son una opción original para aportar a tu cocina un poco de tendencia y diseño extra. Además, dichos materiales combinados con sutileza, logran que tu cocina se vea con una personalidad arrolladora. 

También puedes apostar por dejar atrás las mesas y darle a tu cocina un aire más moderno implantando barras o encimeras para así conseguir continuidad geométrica. Algunas de las opciones más comunes son las de granito o acero, entre otras. 

En definitiva, apuesta por muebles y elementos decorativos mínimos, por colores neutrales o alegres pero adicionados de forma discreta. De este modo, lograrás un ambiente de paz y tranquilidad en la estancia más importante de la casa: la cocina.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

© 2021 MURELLI CUCINE S.L. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.