Cocinas negras

Las cocinas negras llegaron hace poco como tendencia con un futuro muy prometedor. El negro y su paleta de colores derivados vinieron para quedarse pero, ¿sabes cómo usarlo para lograr un resultado elegante y sofisticado?

Durante años han predominado en la decoración de nuestras cocinas los colores claros armonizados con madera y emulando un estilo nórdico. Con el tiempo, esto ha cambiado y ha ido evolucionando hacia una paleta mucho más oscura. Los interiores han comenzado a vestirse de tonos intensos, llamativos y atrevidos. Eso sí, las cocinas blancas no se quedan atrás, pero ya no serán las únicas.

El empleo de estas tonalidades puede representar una de las acciones decorativas más acertadas para incluir en un espacio como tu cocina. Pero has de saber cómo combinarlo para no conseguir que esta estancia cobre un sentimiento de agresividad, tristeza o pesimismo.

Defiéndelos de manera impecable para que luzcan en todo su esplendor y garanticen un equilibrio con el resto de los elementos. Esto último es muy importante en un momento en que la cocina es el corazón de la casa, adquiriendo más presencia y protagonismo que nunca, y siendo el lugar de reunión de toda la familia. 

Si eres amante del negro y los colores oscuros, desde Murelli Cucine te traemos consejos para conseguir una cocina oscura de diseño única.

Escoge el tono que más se adecúe a ti

Existen multitud de negros entre los que podrás elegir: azul muy oscuro, antracita o el negro más puro, son algunas de las opciones que más se solicitan. Para tu elección, lo mejor es hacerse con unas muestras cromáticas y probarlas in situ junto a accesorios, electrodomésticos y muebles auxiliares.

Dependiendo de la luz que entre en la estancia, los espacios que se encuentren alrededor o tus propias preferencias personales, te interesará un tono u otro.

También puedes seleccionar el acabado que más te interese: mate o con brillo. Entre las últimas tendencias, el color negro liso mate ha cobrado un protagonismo brutal, siempre y cuando contenga un acabado con tratamiento antihuella para que no sufras con la limpieza. Además de quedar increíble en cuanto a diseño se refiere, esta posibilidad te ofrece mantener la cocina en perfecto estado aún con el uso.

Juega con la iluminación

Como hemos comentado antes, las cocinas negras pueden llegar a tener mucha personalidad, pero has de tener en cuenta algunos factores como la iluminación para que no transmita un aire demasiado tétrico y oscuro.

Compensa el ambiente incluyendo detalles que aporten resquicios de luz. Si tienes un ventanal, nosotros siempre somos partidarios de sacarle el máximo provecho, dejando que entre la mayor cantidad de luz natural posible.

Por el contrario, puedes incluir luces led. Instala tiras de pequeños focos en los muebles e intenta colocar una vitrina, que al ser iluminada dará un efecto visual aún más agradable. En el techo, haz por situarlos estratégicamente para conseguir llenar toda la estancia de luz. 

Pretende aligerar la zona superior evitando colocar armarios altos. Es una buena solución para una cocina de color negro debido al peso visual que ya contiene dicha tonalidad.

Otro método para lograr mayor iluminación, es la inclusión de detalles en tonos brillantes que contrasten, como el metálico o el oro. Son una mezcla elegante y sofisticada que además regala una iluminación cálida. Para darte un ejemplo, no te costará combinar en una cocina negra la grifería y los pomos en el mismo acabado con un tono cobre o dorado. ¡Dará una nota diferenciadora y luminosa!

Fotografia Profesional creada por Ad & FANCY

Combinación con blanco

El impacto que logra la fusión del blanco y el negro es muy real. Por algo se suele decir que  los opuestos se atraen y, en este sentido encajan a la perfección. Puede suponer una muy buena opción si no te quieres comprometer mucho con los tonos oscuros. Es una fórmula intermedia que sigue transmitiendo amplitud y luz al mismo tiempo que vanguardia y elegancia. 

Puedes optar por pintar las paredes y los techos de blanco. De este modo, rebajarás la sensación de escasez de espacio, suponiendo una gran solución para cocinas pequeñas.

Otra sugerencia, es instalar sobre tu cocina negra una encimera blanca: un salpicadero blanco, o una combinación de muebles en dos tonos, son otras ideas usadas en las cocinas blancas y negras. En definitiva, la unión de gama de colores claros y oscuros, contrastan y dialogan al mismo tiempo.

Si estás planteándote el negro como color principal de tu cocina, este es el momento para hacerlo. No tengas miedo de arriesgar y ten en cuenta estos pequeños tips a la hora de decorarla. ¡Quedarás encantado!

Encimeras de cocina

Las encimeras de cocina constituyen una de las partes más importantes y fundamentales de dicha estancia. Dota al corazón de la casa de un plus en cuanto a personalidad y estilo, existiendo múltiples opciones entre las que elegir. 

La correcta elección de color y material del que se va a fabricar, determinará mucho el estilo y la decoración de tu cocina y por eso, es un elemento que tienes que elegir minuciosamente y en el que deberías invertir tiempo e interés. Esfuérzate en entender los materiales y conocer todas las opciones para valorar sus pros y sus contras. De este modo, podrás hacerte una idea de qué es lo que quieres.

Calidad y estilo no están reñidos gracias al amplio abanico de opciones con los que se puede fabricar. Además, solo con cambiar la encimera puedes darle un nuevo aspecto a tu cocina, por lo que si buscas renovarla de forma sencilla, invertir en una buena encimera puede ser la solución perfecta. 

Desde Murelli Cucine te aconsejamos para seleccionar la encimera que más se adecúe a ti y a tus gustos.

¿Qué factores has de tener en cuenta?

Piensa en las características que quieres que tenga tu encimera para que quede perfecta, estéticamente hablando, y encaje con lo que buscas.

Probablemente uno de los puntos más importante a tener en cuenta es la altura, que ha de ser correcta para poder usarla con comodidad en tu día a día. La altura vendrá dada por los muebles de cocina, ya que la encimera descansará sobre ellos. Se suelen colocar a 90 cm del suelo, pero puede variar en función de tus necesidades. 

En lo que al largo y el grosor se refiere, también debes prestar bastante atención. Cuanto más larga sea la encimera, más cara costará, por lo que toma bien las medidas para no necesitar más o menos centímetros. Ten en cuenta que en ellas se sitúan el fregadero y la vitrocerámica por lo general, así que tendrás que hacer algún hueco a medida en la plancha para su instalación. El grosor suele estar entre los 3 y los 5 cm, pero siempre puede ser mayor en función del material y del estilo que queramos darle. 

Remata las juntas de la unión con la pared mediante copetes. Son piezas que sirven para que no se cuelen en esos huecos residuos como agua, grasa o suciedad. Si por el contrario, la pieza de la encimera no termina contra una pared, coloca un embellecedor en el canto para proteger el material de golpes, roces, etc.

Para elegir el material adecuado tienes que tener muy presente el estilo que quieres transmitir en la estancia: una cocina moderna, rústica, más profesional… Analiza tus gustos personales y el presupuesto con el que cuentas, pero piensa que se trata de una inversión a largo plazo, ya que las encimeras pueden durar décadas si las cuidas correctamente. 

P1080174-1

El material que prefieras

Como te comentábamos, las opciones para seleccionar el material de tu encimera son muy variadas, pero te dejamos una selección de algunos de nuestros materiales favoritos para que te sirvan de inspiración.

Primeramente te presentamos las encimeras porcelánicas. Sorprenden por su estilo y versatilidad en el uso, ya que son resistentes a golpes, rayaduras y manchas. Su deterioro es menor que otro material, debido a su tenacidad al calor y frío extremo, así como a la abrasión.

Aún no se ven en muchas cocinas pero pronto cambiará la tendencia ya que, las encimeras porcelánicas tienen unas características muy favorecedoras. Esto se consigue gracias a que son una combinación de piedra y vidrio que da como resultado una superficie ultracompacta. Las encontrarás imitando madera, piedra, algún color liso, etc., así que se pueden adaptar al estilo de cualquier cocina. 

Si no te convence mucho esta primera opción, puedes decantarte por una encimera de cuarzo, resultado de mezclar partículas de cuarzo natural y resina de poliéster. Este material ofrece una gran variedad de colores de larga durabilidad y origen natural. Además de ser duro y poco poroso, sus acabados lo hacen resistente a golpes y manchas. Si bien es cierto que hay que tener cuidado con el calor directo, ya que no lo soporta bien y si dejamos un recipiente caliente sobre esta superficie se podría llegar a dañar. 

Las encimeras de madera son fundamentales para el diseño de cocinas rústicas o vintage. Puedes escoger entre numerosos tipos de madera que te darán diferentes colores y matices. Además selecciona un acabado u otro al labrarla en madera maciza o chaparla con madera, siendo las primeras de precio más elevado.

Si está correctamente tratada, la madera no tiene nada que envidiar a otros materiales. Tampoco podemos limitar su uso para cocinas de ciertos estilos, ya que se puede combinar incluso con otros materiales, para hacer contraste en cocinas modernas y hasta con toque industrial. 

Como siguiente opción, existen las encimeras de acero inoxidable. Aportan a las cocinas un aire moderno y sobrio, consiguiendo un estilo industrial. Además de ser estético, es un material con bastantes ventajas: ofrece resistencia a las temperaturas altas, no se mancha fácilmente y son fáciles a la hora de mantener la higiene en tu cocina. En cuanto a sus desventajas, la más destacable es que se raya con facilidad, aunque su durabilidad es extraordinaria.

Nuestra última propuesta es el granito, uno de los materiales más clásicos para las encimeras de cocina. Brinda elegancia a la estancia gracias a su belleza natural, suele durar toda la vida y es resistente al calor. Los arañazos y los impactos no suponen un impedimento para este material, y la suciedad se puede limpiar de manera fácil y rápida.

Puede tener un acabado pulido o rugoso, dependiendo de lo que nos guste. En cuanto a los colores, depende del tipo de granito pero lo común y más demandado son los tonos grises y negros. Además, al ser muy pesado, es imprescindible que los muebles de cocina sobre los que se apoyará sean resistentes y de calidad. 

Sea cual sea tu elección final, si has seguido las pautas que te sugerimos, es un acierto asegurado. Disfruta de tu encimera nueva y ¡da un giro a tu cocina!

La pandemia no ha cambiado las tendencias en el diseño de cocinas

Desde Murelli Cucine, os traemos un nuevo vídeo en el que os contamos las tendencias a nivel de diseño tras el periodo de confinamiento que hemos vivido. ¿Crees que han cambiado o que se mantienen lineales? Os lo contamos todo.

Lo cierto es que, esta situación no está motivando un cambio en las tendencias actuales. No obstante, estos últimos meses han hecho que la sociedad valore aún más la cocina como el espacio vital de la casa debido a la enorme cantidad de tiempo que pasamos en ella.

Un lugar que no es utilizado solo para cocinar, sino una estancia cómoda en la que invertir el tiempo. El lugar perfecto para compartir experiencias con la gente que te rodea.

Fotografia Profesional creada por Ad & FANCY

En este sentido está habiendo un repunte en el número de reformas de la estancia. Para conseguir esa cocina de tus sueños en la que disfrutar de momentos únicos, no dudes y contacta con nosotros en info@murellicucine.com, ¡estaremos encantados de ayudarte y hacer tu sueño realidad!

Organización del espacio de tu cocina

La limpieza y la organización del espacio de tu cocina es fundamental para evitar que esta se convierta en un verdadero caos. Día a día se llevan a cabo multitud de tareas en dicha estancia, convirtiéndose en uno de los lugares más transitados de toda la casa.

Los recipientes que usas se mueven de lugar y en cuanto empiezas a utilizar cacerolas, sartenes, alimentos, etc, se genera un desorden inevitable. Como desde Murelli Cucine os hemos aconsejado en otras ocasiones sobre diversos temas, sobra decir que todos esos utensilios que empleas para para cocinar, posteriormente hay que devolverlos limpios y secos a su sitio. 

Por ese simple motivo, te recomendamos que cuentes con buenos cajones y armarios. Un factor muy importante que debe primar en su interior es la organización. La clave es tener los accesorios interiores ideales para optimizar su capacidad y que se ajusten a lo que guardamos en ellos. La oferta es muy amplia y abarca un gran abanico de opciones que hoy te proponemos. ¡Elige los que mejor se adapten a tu cocina!

¿Qué tienes en tu cocina?

El primer paso para lograr una mejor organización es conocer a la perfección qué es lo que tienes guardado en tu cocina. Dedícale una tarde y saca todo lo que haya en los lugares destinados al almacenaje: cajones, armarios, despensa… Únicamente así conocerás íntegramente de todos los elementos de los que dispones.

A continuación, revísalo y pregúntate qué objetos ya no utilizas o no vas a utilizar de ahora en adelante. Si tu cocina es pequeña, hazlo por categorías: primero los utensilios, después los alimentos y, para terminar, los productos de limpieza.  

Seguidamente, haz un análisis acerca del espacio del que dispones. Puedes aprovechar tus paredes para incluir nuevos sitios de almacenaje o intentar exprimir los que ya tienes. 

Delimita qué guardarás en cada uno de los cajones y rellénalos con los accesorios más adecuados a cada elemento: especieros, cuberteros, contenedores… Quizá el problema se encuentra en que no sacas suficiente partido a los armarios que tienes y con estos accesorios lograrás optimizar dicho espacio.

fotos_cocinas_murelli_11232017_054

Añade un plus

Si eres de los que cuentan con algún hueco en la cocina para añadir espacios de almacenaje, la primera opción que te proponemos es la de incorporar un armario rinconero. Rentabiliza las esquinas con muebles en ángulo, a los que puedes incluir bandejas giratorias o plegables, que suelen tener un funcionamiento suave y cómodo.

Por otro lado, un armario despensero te ofrece una gran capacidad. Estos te hacen ganar mucho espacio pero suelen desordenarse rápido. Organiza su interior con baldas, cajones y bandejas extraíbles.

Existen otras muchas opciones para incorporar a tu cocina, y no son solo muebles. Los accesorios murales a base de raíles son ideales para tener a mano todo lo necesario en la zona de preparación de alimentos. Puedes guardar en ellos lo que quieras, pero te recomendamos que los destines a las especias.

Si no quieres poner un mueble en ángulo, puedes optar por un almacenaje vertical para utilizar las esquinas libres de tu cocina. Elige el número de baldas o rieles que más te convenga según tus necesidades. Te será útil para guardar cuencos, boles, utensilios, cubiertos o alimentos como las legumbres, entre muchas otras.

Las ventosas también son una alternativa estupenda para crear pequeñas zonas de almacenaje en esos rincones desaprovechados como las esquinas. Cuelga cestos donde puedas guardar estropajos, bayetas, utensilios y accesorios. Además puedes utilizarlos como elemento decorativo metiendo pequeñas plantas.

Por último, te recomendamos añadir muebles auxiliares como los carritos de cocina. Te ayudarán a sacar partido a las áreas más desaprovechadas. Además, si lo eliges con ruedas podrás moverlo de un lado a otro, multiplicando de este modo su funcionalidad.

¿Cómo clasificar y ordenar tus cajones?

Un buen clasificador verá aumentada la capacidad incluso del cajón más pequeño. Ofrecen un hueco para cada cosa, lo que te beneficiará de diversas maneras: ahorrarás tiempo al ordenar y ganarás comodidad a la hora de encontrar lo que buscas.

Cambia la configuración interior de los cajones añadiendo gavetas. Clasifica su contenido con un sistema de separadores y bandejas. Es muy práctico para evitar que se vuelquen las botellas y las piezas más grandes. Además, existen algunos accesorios más sofisticados como los cuchilleros o dispensadores de papel de aluminio o film. Y si es posible, ilumina el interior de los cajones. Facilitará enormemente la búsqueda de lo que haya en su interior. 

Elige frascos de cristal para conservar alimentos no perecederos o especias. Colócalos en un cajón de manera vertical para ganar espacio. Un ‘tip’ muy sencillo y que te ayudará a ubicarlos rápidamente cuando los necesites es, escribir en la tapa el nombre de lo que hay en su interior. Si por el contrario no te decantas por el cristal, otra opción que te aconsejamos es que equipes un cajón de extracción total con cajas de madera y cestas de mimbre transpirables.

Por otro lado, los tuppers son algo fundamental en nuestro día a día pero suelen ocupar bastante espacio en la cocinas. Puedes meter los pequeños en el interior de los más grandes. De este modo, los tendrás todos mucho más controlados y ganarás espacio considerablemente.

Para las cosas que no utilices diariamente, destina los armarios altos o aquellos que su accesibilidad está más limitada. En cambio, todo aquello que uses con frecuencia, colócalo a tu alcance sin necesidad de recurrir a una banqueta para cogerlos. 

Por último, pero no menos importante, recuerda clasificar los diferentes residuos. Consíguelo con un simple gesto incorporando cerca de la zona de aguas un cajón de extracción total con diferentes contenedores de reciclaje.

Sincérate con tu cocina y descarta todo aquello que no le vayas a dar uso. Conseguirás un valioso espacio que podría favorecer el almacenamiento del menaje y la despensa.

Ten criterio de funcionalidad metódica, aplica algo de creatividad y pon en práctica estas ideas. ¡Conseguirás tener una cocina funcional y en la que prime el orden!

Cocinas minimalistas

Las cocinas minimalistas se caracterizan por la inclusión mínima de formas, colores y texturas. Sin embargo, esta escasez no produce un menor impacto visual, sino todo lo contrario: su simpleza hace apreciar la belleza de las líneas limpias.

Entender el clásico dicho “menos es más” te ayudará a conseguir un ambiente de armonía y bienestar. El despojarte de elementos sobrantes para transmitir la idea de materializar las cosas simplificándolas a la mínima expresión posible, es una corriente que ha influido en diversas esferas. Cabe destacar los ámbitos del diseño, la arquitectura y la decoración.

Los diseños minimalistas aprovechan el espacio y logran distinguirlo con formas sencillas en el mobiliario, texturas escasas, materiales relajados y contrastes de colores neutros. Los espacios deben ser diáfanos y carentes de elementos innecesarios, consiguiendo así un resultado delicado y moderno. Además, aportan limpieza y una sensación de ambiente pulcro.

Elementos de las cocinas minimalistas

Existen una serie de características propias de una cocina minimalista que debes sopesar para lograr resultados prácticos, actuales y accesibles. Por eso, desde Murelli Cucine, os vamos a dar una serie de pautas para llevar dicha tendencia a su máximo esplendor.

Como acabamos de comentar, la primera regla (y la más importante) es incluir únicamente lo necesario. Emplea elementos prácticos y útiles, que vayas a utilizar a diario, para que tu cocina se convierta en una estancia completamente eficiente. 

No porque el diseño de la estancia sea minimalista, ha de dejar de ser funcional. Incorpora un área de trabajo, electrodomésticos básicos, utensilios y cubertería a tu alcance para hacerla útil. Emplea materiales adecuados y, sobre todo, cuida la limpieza para mantenerte a ti y a tu familia en un ambiente completamente sano y equilibrado.

En este tipo de estilo, los muebles son el elemento más importante ya que, de ellos depende toda la distribución posterior del diseño. Aquellos con mucho volumen propiciarán poco espacio libre y una sensación de ambiente más cargado. Por eso, tienes que buscar el equilibrio entre ellos. Si te resulta imprescindible contar con más almacenamiento, te recomendamos que coloques un solo mueble con mayores dimensiones y lo combines con otros más estrechos y altos. De esta forma, contarás con ese almacenamiento extra tan necesario pero no recargarás el ambiente.

Los armarios, alacenas y demás mobiliario deben contar con diseños limpios, terminados lacados y, preferiblemente, con líneas rectas. Evita adornos innecesarios y colores cálidos para emplear tonalidades neutras, como el blanco, blanco roto, negro o gris.

¿Cuál es la distribución idónea?

Para responder a esta pregunta, lo primero que tienes que conocer son tus necesidades y el uso que le das a la cocina. Valora el potencial que tiene el espacio con el que cuentas para idear una distribución óptima, siempre dentro de las posibilidades de tu espacio y presupuesto. Escoge una distribución que te permita un espacio lo más diáfano posible y que potencie la luz natural.

El conjunto debe crear una armonía que, al ser observada, dé una impresión de orden y limpieza. La sencillez es la clara protagonista y para conseguirlo hay que decorar sin incorporar objetos innecesarios, lo que además te aportará una comodidad extra por su facilidad a la hora de la limpieza. 

fotos_cocinas_murelli_11232017_076

Colores y materiales

Para las cocinas minimalistas, te recomendamos que selecciones uno o dos tonos que contrasten entre paredes y demás artefactos. Te aconsejamos que emplees el color blanco como base, puesto que es versátil y te permitirá crear una línea de diseño muy actual. Si lo combinas con tonos como el azul o tonos brillantes en accesorios o electrodomésticos, lograrás la amplitud visual que tanto nos gusta conseguir en la cocina.

Los electrodomésticos modernos suelen fabricarse en color plata, negro, blanco o cobre metalizado. Hazte con ellos y aporta un estilo elegante y moderno al ambiente. Juega también con la vitrocerámica y las sillas, eligiendo algunas que tengan pequeños detalles en sus acabados, para contrastar y darle ese toque original.

En lo que a materiales se refiere, olvida los estampados y decántate por aquellos que sean lisos para así crear un ambiente mucho más puro y limpio, visualmente hablando. Materiales como la madera, el mármol y el vidrio, son una opción original para aportar a tu cocina un poco de tendencia y diseño extra. Además, dichos materiales combinados con sutileza, logran que tu cocina se vea con una personalidad arrolladora. 

También puedes apostar por dejar atrás las mesas y darle a tu cocina un aire más moderno implantando barras o encimeras para así conseguir continuidad geométrica. Algunas de las opciones más comunes son las de granito o acero, entre otras. 

En definitiva, apuesta por muebles y elementos decorativos mínimos, por colores neutrales o alegres pero adicionados de forma discreta. De este modo, lograrás un ambiente de paz y tranquilidad en la estancia más importante de la casa: la cocina.

Cocinas negras contemporáneas

Existen multitud de variantes para una cocina moderna en cuanto a la organización, los materiales a emplear o los colores entre los que se puede elegir. 

Para poder decantarte por una opción, lo primero que debes hacer es observar las características de la propia estancia. Los metros cuadrados de los que dispones, la forma que tenga o la cantidad la luz natural que reciba. También ha de ser acorde a tus gustos y al estilo decorativo que quieras emplear, totalmente opuesto o en relación con el que tenga el resto de la casa. Además debes tener el cuenta el modo en que utilizas la cocina, tus hábitos diarios y el tiempo que empleas en ella a la hora de decantarte por un diseño u otro para envolver dicha estancia. 

Respecto al color, algo de lo que venimos a hablaros hoy, hay múltiples opciones que son válidas para cocinas de características muy distintas o que respondan a estilos decorativos completamente dispares. También hay algunos colores que son una apuesta segura, que nunca pasan de moda, en contraposición a esas cocinas de colores llamativos que proliferaron hace unos años en estas estancias de muchos hogares. En la actualidad, esta tendencia ha perdido fuerza y vuelve el dominio de colores más atemporales y puros, como el color negro.

Cocinas modernas negras en su plenitud, con acabados mates, de estilos industriales, maridadas con madera o metales, … Todo vale para pasarse al lado oscuro y disfrutar de un poco de sofisticación, aunque sea en pequeños detalles.

Este color absorbe la luz sin miramientos, por lo que te aconsejamos usarlo en estancias grandes o al menos, bien iluminadas. Sin embargo, si tu cocina es más bien estrecha, pero eres amante de los acabados que este tono te ofrece, existen una serie de soluciones. Solo tienes que mezclar texturas y materiales para que tu cocina vibre y respire un poco de emoción.

Tu cocina pequeña en negro

Como comentábamos anteriormente, una cocina de espacio reducido y el color negro son compatibles. Y mucho más si cuentas con una cocina abierta al salón o comedor.

Desde Murelli Cucine te aconsejamos que intentes aportar a la estancia algo de calidez. Contrástala introduciendo elementos de materiales como la madera en la encimera, puertas de los armarios superiores, marcos de los electrodomésticos, …

Para añadir encanto, recurre a elementos e ideas decorativas más tradicionales como cazuelas y utensilios colgados del techo, cajas de madera y cestas de mimbre para guardar frutas y verduras, entre otros. 

Si no es suficiente y tu cocina todavía queda algo sobria y oscura, presta atención al suelo: uno de madera laminado te aportará la calidez que necesitas. Si no quieres emplear este material nuevamente, puedes elegir un suelo de microcemento o paneles negros para añadir un punto dramático. Aunque si con esta opción tu cocina se ve demasiado oscura, puedes incorporar una alfombra clásica o de fibras naturales para hacerlo aún más acogedor.

También puedes añadir módulos de vitrina para aligerar los frentes. De este modo, tendrás sensación de mayor ligereza, incluso con iluminación interior en el armario. ¡Un truco decorativo muy útil para espacios más pequeños!

fotos_cocinas_murelli_11232017_069

Combinación de negro y gris, la cocina más contemporánea

El estilo de los muebles aporta mucho al carácter decorativo que predomina en la cocina. La mayoría de las cocinas con muebles en color negro son rectilíneos, de frentes lisos y diseño moderno. 

Por ese motivo, la combinación con colores como el gris, que además se usa mucho en el diseño de espacios actuales, hace que sea una cocina contemporánea al 100%. 

Puedes incorporarlo en pequeños detalles como revestimientos de pared en este color, papel pintado, detalles en el pavimento y muebles oscuros, aunque sea en gris. Otra opción es lograr incorporar el gris con elementos de metal o de acero.

El negro da sobriedad y el acero, la acentúa aportando también un plus de funcionalidad. Si eres amante de cocinar, acertarás eligiendo este tipo de material puesto que te aporta un espacio higiénico y personal.

Equilibra y determina los acabados en mate o brillo, ya que un exceso por uno o por otro lado puede dar lugar a un efecto demasiado recargado. Compara todos los elementos de la cocina y valora tus opciones.

Combina con otros colores y patrones

Decantarse por el negro u otros oscuros en un espacio no quiere decir que todos los elementos tengan que ser de estos tonos, como has podido observar anteriormente con la opción que os hemos dado en color gris. Añadir puntos de interés en otros tonos o estampados en azulejos, puede marcar la diferencia.

Presta atención a la diversidad de texturas y materiales a tu disposición. Por ejemplo, los azulejos de metro brillantes agregan profundidad y textura, al igual que superponer varios materiales y acabados en el conjunto final para añadir dinamismo y una sensación pulida.

Mezcla colores, estilos y diseños para marcar la diferencia y combina con texturas naturales y acabados mate para fortificar su personalidad.

Un ejemplo es juntar el negro del mobiliario de la cocina con una encimera o una placa en mármol. Además de ofrecer una visión increíblemente sofisticada y de ensueño, constituyen superficies muy fáciles de limpiar.

En definitiva, si te gusta el negro como color para decorar tu cocina, presta atención a los pequeños detalles de la misma. Estos serán los que marquen la diferencia y le aporten ese estilo contemporáneo que buscas.

Cocinas en forma de L

La planta de tu cocina condiciona la distribución de esta. Si es pequeña y alargada, la mejor opción es organizar tu cocina en forma de  L. ¿Por qué? Desde Murelli Cucine te traemos la respuesta.

Seguramente te estés preguntando cuál es el diseño de una cocina en L. Estas estancias están divididas en dos zonas o lugares, es decir, que los muebles y electrodomésticos se ven agrupados en dos paredes formando un ángulo recto.

Se trata de una distribución que, junto con la lineal, es la forma más habitual de organizar los metros disponibles de una cocina. Una fórmula perfecta tanto para optimizar el espacio en cocinas pequeñas, como para ubicar una zona de comedor en aquellas en las que la escasez de metros no es un problema. 

Si estás pensando en reformar la tuya, conviene que estudies muy bien su planta y sus dimensiones para sacar todo el partido posible al espacio. De este modo, ganarás mucha funcionalidad y versatilidad.

Concorde a tu espacio

La distribución en forma de L es ideal para cocinas de cualquier tamaño, ya sean grandes, medianas o pequeñas. Se puede instalar en cualquier cocina, excepto en aquellas con más de dos puertas, o en las que tienen menos de 1,50 m de ancho. Esta distribución convierte aquellos espacios reducidos en sitios muy prácticos puesto que, al planificarse tanto, se aprovecha al máximo el espacio. 

Eso sí, no dejes que el afán por exprimir cada centímetro libre de la cocina, te haga caer en un error muy común: querer aprovechar por igual ambos lados. Si tu cocina es estrecha, será mejor que descartes esta opción ya que la zona de paso quedará muy reducida y resultará un poco agobiante moverse por ella. Además, acentuarás el efecto tubo, resultando de un espacio precisamente poco agradable.

Puedes mitigar este efecto prescindiendo de los armarios altos en la zona más estrecha. Es una opción intermedia que te permite contar con almacenamiento pero sin que se vea recargada visualmente.

Atención al triángulo de trabajo

El triángulo de trabajo imaginario está conformado por las áreas de cocción, despensa y aguas. La suma de sus lados no debería exceder los 6,50 metros para evita hacer recorridos antinaturales y forzados. 

En definitiva, de lo que se trata es de trazar un triángulo con una forma lo más ergonómica posible para que, entre estos puntos, quede una distancia eficiente evitando recorridos innecesarios. Optimiza la instalación de los electrodomésticos y crea una zona de trabajo cómoda. En este caso, la distribución de la cocina toma un papel primordial.

Fotografia Profesional creada por Ad & FANCY

Presta atención a las medidas básicas

Lo primero a lo que has de prestar atención en el diseño de tu cocina, es a los muebles. Selecciona armarios bajos: la altura de trabajo estándar está entre los 88 y 91 cm. Sin embargo, se podría modificar aumentando el tamaño del zócalo o dando mayor grosor a la encimera. En cuanto a su disposición, lo ideal es que pongas la zona de trabajo alrededor de la placa de cocción y del fregadero para garantizar un espacio libre y cómodo en la manipulación y preparación de los alimentos.

En lo referente a los módulos altos, lo habitual es colgar los muebles altos a una distancia de 50 a 55 cm desde la encimera de trabajo. Se considera que este espacio es suficiente para tener una buena visibilidad de la encimera y los fuegos, y, a su vez, poder acceder a los armarios superiores sin dificultad. También te recomendamos que dejes espacio para una buena circulación del aire y rápida desaparición del humo con una campana extractora.

Si además, cuentas con una cocina abierta al salón y quieres una distribución en forma de L, emplea una península para independizar y separar ambos ambientes. Una propuesta que no falla es concentrar el frigorífico y las zonas de fregadero y cocción en un mismo frente. De este modo, la encimara se puede prolongar en forma de L con armarios inferiores que delimiten la cocina del resto del espacio.

Estamos seguros de que después de estos pequeños tips, planificar la distribución de la cocina te resulta mucho más fácil. Ten en cuenta sus dimensiones, la forma de la planta y, sobre todo, te sugerimos que nos consultes para ayudarte a estudiar y diseñar el proyecto que mejor se adapte a nuestras necesidades.

Murelli Cucine abre nuevas oficinas en Málaga

¡Hoy estamos de enhorabuena! No podemos estar más felices de poder anunciaros que Murelli Cucine abre nuevas oficinas en Málaga: calle Marqués de Larios, 4, puerta 211. Nos sentimos realmente afortunados de poder haceros partícipes de esta noticia tan importante para nosotros.

20200616_181716

Además de nuestro Showroom en Madrid, la nueva apertura en el sur de España, nos da la oportunidad de seguir en contacto directo con todos vosotros, atendiéndoos y asesorándoos personalmente para crear la cocina que siempre has soñado. 

20200616_182652
20200616_182107

Ven a vernos y te brindaremos las mejores soluciones a medida de la mano de todos nuestros profesionales para crear espacios únicos, especiales e irrepetibles. Los mejores técnicos e interioristas estarán siempre a vuestra disposición para crear una estancia llena de personalidad, adaptándose a la perfección a todo lo que tienes en mente. 

20200617_085933
20200617_090339

Calle Marqués de Larios, 4, puerta 211. 

El placer de vivir una cocina única

Tu cocina «classic blue»

Hay colores que nunca pasan de moda gracias a su elegancia y atemporalidad. Normalmente y por lo general, siempre suele tratarse de tonos neutros, pero también hay otro tipo de tonalidades más llamativas que te acompañan temporada tras temporada. Uno de ellos es el color que ha escogido Pantone como color del 2020: el Classic Blue, tono que además, estamos seguros de que no te arrepentirás de incorporar en tu cocina ya que desprende elegancia y serenidad por sus cuatro costados.

Se trata de un azul totalmente elegante que tiene cualidades tranquilizadoras y que además es tan profundo que evoca sencillez. ¿Por qué? Pues es sencillo ya que lo encontramos de manera abundante en la naturaleza: recuerda al color del que se tiñe el mar y el cielo en determinadas horas y, al mismo tiempo, te transporta a un rincón tranquilo y sosegado. No podemos negar que este azul hará que tu cocina transmita paz y relajación.

Es atemporal y combina a la perfección con cualquier estilo y diseño que quieras incorporar, siendo uno de los colores con más posibilidades «deco» de los últimos años. 

Classic blue & White

La incorporación del color del año en los muebles de cocina para dar un acabado elegante, atemporal y duradero, mezclado con blanco tiene un inconfundible sello marinero que hará que tu cocina luzca de manera distintiva. 

Si por el contrario, te gusta el classic blue pero no quieres darle tanto protagonismo,te aconsejamos que le quites algo de peso visual con muebles en blanco. Puede suponer una buena solución para cocinas pequeñas o para aquellos que simplemente deseen más variedad y ligereza en el conjunto.

Immagini 1318
Immagini 1318

Classic blue con madera

Uno de los materiales que más nos gustan con este color es la madera. Arropa el conjunto y la armonía de tu cocina con toques de madera que aporten algo de calidez al ambiente, ya que el color azul puede llegar a resultar algo frío. Sí, también es cierto que este tono de azul puede tener matices más cálidos que otros azules, pero aún así, no está de más aportar un plus que además, creará una combinación perfecta.

La madera puede estar presente en suelos, por ejemplo, con pavimentos laminados o vinílicos que aguantan sin problema la humedad. Además, también hay otras opciones, como las vigas de madera a la vista o incluso decantarte por incorporarla en la encimera. Sea cual sea tu opción preferida, estamos seguros de que quedará de maravilla.

Mármol con azul

Si deseas dar a la estancia un toque más elegante, a la par que original, una opción excelente son las encimeras de mármol. Ya te hemos hablado de ellas en otras ocasiones y siempre hemos incidido en que se trata de una piedra que aporta glamour al instante.

Si eres fan de los acabados marmolados pero el presupuesto te resulta un poco elevado, podrás apostar por otras opciones más económicas. Desde Murelli Cucine te proponemos varias alternativas a las piedras naturales con esta misma estética y que quedarán también a la perfección. Las encimeras de gres porcelánico, por ejemplo, se pueden convertir en una opción perfecta.

En definitiva, cualquier cocina que luzca “classic blue”, se convertirá en una estancia muy elegantes y llamativa, pudiéndose combinar con cualquier otro material y tendencia, consiguiendo así un acabado impecable. 

Decoración de cocinas con azulejos

Con anterioridad, la construcción y decoración de cocinas con azulejos era una de las opciones más populares entre los hogares. Normalmente, los azulejos lisos o sobrios tomaban el mando en dicha estancia, haciendo que el espacio luciera, por lo general, menos llamativo.

Se empleaban tonos y diseños poco variados, pero esto ha quedado atrás y cada vez son más los que se atreven a traer el alicatado de vuelta: ahora con colores vibrantes, tonalidades surtidas y hasta con patrones. Además, los nuevos azulejos incluyen texturas y una paleta de opciones muy amplia, variada y enriquecida.

Por eso, desde Murelli Cucine, venimos a mostrarte todas las tendencias actuales, así como los factores que debes tener en cuenta para llegar a crear la cocina de tus sueños.

fotos_cocinas_murelli_11232017_061

Como comentábamos anteriormente, los azulejos en la cocina, han ido sufriendo muchos cambios a medida que han ido pasando los años. Han variado según las preferencias de decoración del sector, resurgiendo muchos de ellos adaptándose a las tendencias actuales.

Elegir correctamente qué tipo de azulejos incorporar en tu cocina, así como el diseño de éstos, se vuelve una tarea complicada e importante a partes iguales. Se trata de la estancia donde más tiempo pasamos, así que tómate el tiempo necesario. Recuerda que la funcionalidad y el diseño no son incompatibles, y solo así crearás la cocina perfecta.

Si buscas darle un aire actual y moderno a tu cocina, estas ideas te ayudarán a conseguirlo. Para ello debes emplear mucha creatividad, intensidad de color y organización para crear la colocación ideal.

¿Qué hay que tener en cuenta en tu elección?

De cara a hacer una correcta elección, debes pensar que tu objetivo principal va a ser crear una combinación perfecta y en sintonía con el ambiente. Para ello, deberás de tener en cuenta diversos factores como el material de los muebles, el suelo y las paredes.

Por lo tanto, te recomendamos que empieces eligiendo el mobiliario de dicha estancia. De esta manera, y en función del estilo y diseño que elijas, así como su color, podrás ir sacando y descartando ideas. Además, debes de tener muy presente el material de la encimera y el tono del suelo para elegir los azulejos que mejor combinen.

Una vez que tengas en cuenta todos estos factores, podrás elegir el alicatado que mejor se adapte a tus necesidades y gusto personal. De este modo conseguirás un resultado impecable.

Da vida a tus paredes

Los azulejos, también son una opción perfecta para revestir tus paredes. Es increíble la cantidad de ideas bonitas y llamativas que puedes encontrar para dar un aire totalmente diferente a tu cocina.

Puedes optar por tonos atrevidos, como el rosa, el verde o el rojo. Inclúyelos con azulejos lisos o estampados, o incluso con algunos que contengan mensajes o revestimientos originales. Eso sí, te recomendamos que siempre mantenga el equilibrio con el resto de la decoración. 

También puedes dar un toque diferente rellenando las juntas de las losas con color. Esto las hará muy características y con un aire muy actual. Una opción sería combinar los azulejos de colores con las juntas negras, por ejemplo.

Si prefieres un toque más clásico, pero que no pase de moda, también existen nuevos acabados, no solo colores uniformes. Entre ellos destaca el mármol, fiel aliado de las cocinas y totalmente atemporal. ¡Emplealo también en tu pared!

Los materiales y texturas con los que acertarás

Otro aspecto a tener muy en cuenta es la textura de los azulejos. Podrás encontrarlo en una variedad de opciones, desde los que imitan al tejido, hasta otros que imitan la piedra natural. 

Como curiosidad, y también como punto a tener en cuenta, Pantone anunció en su informe sobre cocinas de 2020 que la combinación de materiales sería una elección acertada. Centrarse en un solo material, textura o acabado es una manera tradicional de mirar la cocina. Así que, para los más arriesgados, os recomendamos que creéis interés visual combinando diferentes colores y texturas. Colores neutros y llamativos, toques de color oro o cobre, madera, mármol,…

Elección de tamaños y formas

En cuanto a la forma, los azulejos cuadrados aparecen en todos los revestimientos de cocinas con gran protagonismo. Actualmente, esta tendencia a reducido su tamaño e incluso, apuesta por la combinación de varios tamaños entre sí.

En cuanto a su disposición, hay varias opciones que podrás incorporar. Rectos uno encima de otro, o rotar su colocación. Conseguirás así una implantación en forma de rombo. Pero como la imaginación no tiene límites, también podrás crear tu propia combinación de tamaños y formas geométricas, creando así una estancia llena de personalidad.

En definitiva, la cocina hace tiempo que dejó de ser aburrida e igual para todos, actualmente tienes muchísimas oportunidades para personalizarla dicha estancia totalmente a tu gusto. Opta por los azulejos y deja tu cocina con aire renovado y actual.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies