La importancia del ahorro energético en la cocina

La cocina es uno de los lugares de la casa donde más energía se consume en el día a día. El ahorro energético y hacer un consumo eficiente y responsable debe ser nuestra principal misión. Para ello, desde Murelli Cucine te damos pautas de comportamiento para llevar a cabo con éxito esta tarea.  

Los electrodomésticos (lavavajillas, microondas, nevera, horno, cafetera, robot de cocina), el friegaplatos o los fogones tienen un consumo constante y diario de energía que debemos controlar al máximo. Y es que un consumo responsable nos permitirá cuidar el Medio Ambiente y esto también se verá reflejado en nuestra factura a final de mes.

El ahorro energético depende de ti

A continuación, unos consejos para ahorrar energía en los electrodomésticos de la cocina:

Frigorífico: El electrodoméstico que está continuamente en funcionamiento y, por ende, consume más en la cocina. Se estima que solo este elemento se lleva el 30% de todo lo que se consume en el hogar. Por ello, es importante tenerlo abierto únicamente cuando vayamos a sacar o meter algo y que ese tiempo sea el menor posible. Además, es importante tener una nevera del tamaño adecuado.

Una nevera grande, pero prácticamente vacía, genera un gasto energético innecesario que podemos ahorrar.

Horno: Si no quieres perder más del 20% de la energía de consumo del horno una vez está caliente, evita abrirlo innecesariamente. Además, pon a calentar el horno cuando tengas dentro los alimentos y apágalo minutos antes. Cada minuto cuenta para ahorrar la máxima energía posible.

1

Cocina eléctrica: Si te decantas por las placas de inducción, eliges una opción más rápida y, sobre todo, más eficiente. Hasta un 20% menos de electricidad consumen si las comparamos con las vitrocerámicas convencionales. También es aconsejable que la apagues unos minutos antes de terminar de cocinar los alimentos. El calor residual terminará la cocción.

Y es que, en línea con este elemento, es necesario utilizar los utensilios de cocina correctos. Las tapas para sartenes y ollas pueden ahorrar hasta un 25%. Para ello debemos elegirlas de un tamaño adecuado y siempre igual que el de ollas y sartenes.

Lavavajillas: Es preferible utilizar este electrodoméstico que lavar a mano. Se pierde menos agua en el proceso y es más eficiente. No obstante, debes utilizarlo siempre que esté lleno y el programa se el más ecológico posible.

En definitiva, ahorrar energía depende de nosotros desde el primer momento. Ya cuando elegimos los electrodomésticos y utensilios hay que pensar en el ahorro energético. Para después, por supuesto, hacer el mejor uso posible.

El cuidado del Medio Ambiente depende de nosotros y cualquier acción es importante.

El lavavajillas: un electrodoméstico indispensable en la cocina

La transición y evolución que ha vivido la cocina ha afectado a todos los elementos de su interior. No solo ha cambiado el diseño y el estilo. Los artilugios y electrodomésticos han modificado su uso, funcionalidad y lugar hasta lo que son ahora. Muy claro es el ejemplo del lavavajillas

, del que hablamos en el siguiente post:

Los lavavajillas surgieron como un artículo de lujo para cocinas de ‘alta calidad’ con el fin de facilitar la vida de los que viven en esa casa. Su función, podríamos decir que no ha cambiado en absoluto, ya que aligera el tiempo que pasamos limpiando en la cocina. Lo que sí ha cambiado es que se ha convertido en una necesidad. De ser elementos de precios muy altos, han pasado a ser electrodomésticos prácticos, más económicos y en los que se trabaja cada día para que sean lo más eficientes posible.

 Lavavajillas, el elemento esencial en la vida más ajetreada

La evolución del lavavajillas ha ido muy de la mano del cambio en nuestra forma de vida. En la actualidad hacemos todo corriendo, yendo de acá para allá sin tiempo para parar. Algo que imposibilita tareas como la de la limpieza concienzuda en la cocina. Ahí es donde ha ganado el lavavajillas. Su facilidad y ahorro de tiempo le ha hecho escalar hasta convertirse en un elemento imprescindible.

Por su tamaño, el lavavajillas además ha pasado a ser un elemento de diseño y decoración esencial en el resultado final de la cocina. Es una máquina que siempre suele ir en sintonía con el toque total de la estancia y acompaña como complemento a la perfección. En ambientes modernos y compactos es perfecto para la decoración.

En el tamaño influye, sobre todo, el número de personas que viven en esa casa. Para una vivienda en la que solo vive una persona, o incluso dos, el lavavajillas requiere de un tamaño menos, que hará que consuma menos, al nivel del que necesitan. Por el contrario una familia más numerosa necesita optar por un lavavajillas de mayor tamaño, ya que el uso de platos, vasos y cubiertos es mucho mayor.

No obstante, a la hora de elegir el más adecuado hay más factores que se deben tener en cuenta. El más importante en la actualidad es el del ahorro de energía. Lo primero que se debe hacer es mirar la categoría del electrodoméstico. Antes de comprarlo hay que comprobar, como mínimo que es clase A (Verde). Si bien es cierto que el precio es un poco más caro, a la larga ahorras energía, agua y ayudas a mejorar el medio ambiente.

Por otro lado, el lavavajillas requiere de unos cuidados para optimizar su uso y alargar su vida. Consejos para que dure más:

  • Utilizar productos de calidad
  • No abusar de programas cortos
  • Utilizar siempre que esté totalmente lleno
  • Limpieza interior periódica del propio lavavajillas
  • Revisar los filtros

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies